En esta isla japonesa no les permiten la entrada a las mujeres

Okinoshima es una isla ubicada al sur de Japón que, por cierto, ha sido propuesta para convertirse en Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Su historia es peculiar, desde hace unos 600 años se hacen rituales para orar por la seguridad de las embarcaciones, pero a la isla no pueden entrar las mujeres, sólo hombres.

Esta es la tercera isla más grande de Japón y se dice que la razón por la que no se les permite la entrada a las mujeres es porque se considera hogar sagrado de un santuario en honor a una diosa del mar. Otros dicen que la medida se tomó desde tiempos antiguos y que se decidió así porque el viaje hasta ella se consideraba demasiado peligroso para las mujeres embarazadas.

Pero los hombres que entran tampoco pueden llegar así como así, deben quitarse los zapatos a su llegada, además de que tienen que realizar un ritual específico de purificación. Por si no fuera poco, tienen prohibido sacar objetos de la isla o hablar, ya fuera, de su estancia en el santuario.

Según se narra, entre los siglos IV y IX los marineros llevaban a cabo una serie de ritos en el santuario para asegurarse que sus barcos salieran al mar en las mejores condiciones. Como la isla también fue por un tiempo el lugar donde se realizaba el comercio entre los habitantes japoneses y los de la península coreana, se cree que hay en ella varios tesoros enterrados.

Y si la isla es admitida como Patrimonio de la Humanidad, las autoridades han dicho que no habrá ningún cambio en las estrictas, y hasta bizarras, reglas, la entrada a las mujeres seguirá siendo prohibida.

Ehm… ¿raro, extraño, sin sentido? De todo un poco, ¿no?

Conociendo Japón

Escrito un miércoles 31 de mayo, 2017 :)

¿Algo que comentar?

Populares estos días





    powered by tar.mx